Concepto de obra

La búsqueda en mi proceso creativo es el desarrollo de un lenguaje propio entre el mundo de la cocina y el arte. Un lenguaje que desde lo creativo recibe inspiración de la cotidianeidad y la naturaleza.

Consustanciada en poder plasmar un paralelismo en el encuentro individual e intimo entre la expresión de la cocina y la expresión del dibujo. Que por momentos es lo mismo, se puede decir, se puede hablar usando las diferentes técnicas, vivencias, límites, soportes y las distintas tolerancias de expresión.

Una particular visión del mundo invita a internalizarse e indagar en un lenguaje de símbolos, de diversidad natural, de rebeldía, de no querer ir por los patrones marcados del típico camino tradicional de la expresión del dibujo.

Como dibujante busco a través de la línea un lúdico juego entre colores, tonalidades, contrastes, texturas, silencios, plenos, papel, tela o plato, expresar el caprichos de las emociones o el gusto por la expresión pura del material en si mismo. Husmear con el dibujo en el mundo de la naturaleza, de las insignificancias, de la cocina y explorar en la cocina las posibilidades del dibujo, en una composición si límites, sin problemas de léxico porque responden a una única visión semántica, donde determinados gestos denotan instintos, adaptación, educación, sintonía, yuxtaposición, mímesis, interrelación, diálogo e integración. Conceptos gestuales que giran y se acomodan en función de la idea.

LA LINEA